Considerando que existen más de 300 afecciones en los pies mencionaremos solo las más comunes por ser las mas frecuentes en
nuestra consulta. (Si su problema no aparece en esta página acuda a consulta para una valoración y opinión personalizada)



 
El dedo cruzado es una condición en la cual el segundo dedo del pie se desplaza hacia el dedo gordo y eventualmente lo cruza y se posiciona sobre él. El dedo cruzado es un trastorno común que puede ocurrir a cualquier edad, aunque se presenta con mayor frecuencia en adultos. Algunas personas confunden el dedo cruzado con un dedo en martillo, probablemente porque ambas condiciones involucran un dedo del pie que no se encuentra en la posición normal. Sin embargo, el dedo cruzado es totalmente diferente al dedo en martillo, y mucho más complejo.
 
Síntomas del dedo cruzado

A pesar de que el desplazamiento del dedo usualmente ocurre con el transcurso del tiempo, puede aparecer más rápidamente si es causado por una lesión o por uso excesivo. Entre los síntomas se pueden contar:
  • Dolor, particularmente en la parte anterior del pie. Puede sentirse como una piedra en el zapato o una media enrollada.
  • Inflamación en el área del dolor, incluso en la base del dedo del pie.
  • Dificultad para usar calzado.

El dedo cruzado es un trastorno progresivo. En la etapa inicial, el mejor momento para tratar el dedo cruzado, el paciente puede sentir dolor pero no presentar el cruzamiento del dedo. Sin tratamiento, la condición generalmente empeora hasta la dislocación de la articulación, por lo cual es muy importante que el médico podiatra evalúe el pie pronto, después de que se presenta el dolor por primera vez. 

¿Qué provoca el dedo cruzado?
Según la opinión general el dedo cruzado es el resultado de una mecánica anormal del pie, donde el pulpejo debajo de la articulación del segundo dedo del pie recibe excesiva presión por carga de peso. Esta presión eventualmente conduce al debilitamiento de los ligamentos de apoyo y debido a la imposibilidad de la articulación de estabilizar el dedo, esto resulta en el cruzamiento del mismo.


Ciertas condiciones o características pueden hacer que una persona sea propensa a experimentar presión excesiva sobre la parte anterior del pie. Generalmente esto incluye un juanete severo, un segundo dedo mas largo que el dedo gordo, un arco estructuralmente inestable y tensión en el músculo de la pantorrilla.
 

Diagnóstico
En algunos casos se equivoca el diagnóstico del dedo cruzado, especialmente en las etapas iniciales cuando se presenta dolor pero el dedo aún no se ha desplazado. El dolor experimentado con el dedo cruzado emula una condición denominada Neuroma de Morton. Sin embargo, ambos trastornos son tratados en forma muy diferente, por lo cual es vital lograr un diagnóstico preciso.

Para llegar a un diagnóstico, el médico podi
átra examina el pie, lo presiona y manipula para reproducir los síntomas. El médico también busca las causas potenciales y verifica la estabilidad de la articulación. También se indican rayos-X y en algunos casos se necesitan otros estudios de imagen. 

Tratamiento: Opciones no-quirúrgicas

El mejor momento para tratar un dedo cruzado es la etapa inicial, antes de que el dedo comience a desplazarse hacia el dedo gordo. En ese momento es posible aplicar métodos no-quirúrgicos para estabilizar la articulación, reducir los síntomas y atender la causa fundamental de la condición.
 

¿Cuándo se requiere cirugía?

Una vez que el segundo dedo del pie se ha desplazado hacia el dedo gordo nunca regresa a su posición normal, salvo mediante una cirugía. El Dr. Vázquez y su equipo seleccionaran  el procedimiento o la combinación de procedimientos más conveniente para cada paciente en particular, por lo que una consulta individualizada es importante para ofrecerle la mejor opción para este padecimiento tan frecuente.


 

Dentro de las deformidades adquiridas que producen dolor están los dedos en garra, martillo o mazo. Y se debe principalmente a el desequilibrio biomecánico y muscular que produce contractura y la propia deformidad que con el rose del calzado se torna dolorosa y en algunos casos incapacitante.

El tratamiento definitivo de estas deformidades es quirúrgico 100% ambulatorio sin dolor y de incapacidad mínima, es importante asistir a consulta para una valoración personalizada
.

 
¿Qué es el Neuroma de Morton?
Un neuroma es el engrosamiento del tejido de un nervio que puede desarrollarse en distintas partes del cuerpo. El neuroma más común en el pie es el Neuroma de Morton, el cual aparece en la base del tercer y cuarto dedo. A veces se denomina neuroma intermetatarsiano. “Intermetatarsiano” describe su ubicación: en la base del pie, entre los huesos metatarsianos (los huesos que se extienden desde los dedos hasta la mitad del pie). Los neuromas también pueden aparecer en otras zonas del pie.


La compresión e irritación de este nervio causa el engrosamiento o la dilatación del mismo. Esta compresión causa la hinchazón del nervio, lo cuál puede, eventualmente, llevar a un daño permanente del mismo.


Síntomas del Neuroma de Morton
 
Si usted sufre de Neuroma de Morton, probablemente tenga algunos de los siguientes síntomas en la zona del nervio dañado:
  • Hormigueos, ardor o entumecimiento
  • Dolor
  • La sensación de que tiene algo en de la base de los dedos, que el calzado está levantado o que la media se ha apiñado.

El Neuroma de Morton muchas veces progresa de la siguiente manera:

  • Los síntomas se inician gradualmente. Primero suceden solo ocasionalmente cuando usa calzados de horma angosta o cuando realiza alguna actividad intensa.
  • Estos síntomas pueden desaparecer temporalmente masajeando el pie, evitando calzados angostos o actividades intensas.
  • Luego de algún tiempo los síntomas empeoran progresivamente y pueden persistir durante días o semanas.
  • Los síntomas se intensifican cuando el neuroma se dilata y los cambios temporales
    se vuelven permanentes.

Diagnóstico
Para llegar a un diagnóstico, el cirujano podiátra especializado en pies deberá estudiar su historia clínica y examinar el pie. Durante el examen físico, el médico intentará reproducir los síntomas manipulando el pie. También puede realizar
otros exámenes.

El mejor momento para consultar a un cirujano podiátra es durante el desarrollo de los primeros síntomas. El diagnóstico temprano del neuroma de Morton disminuye en forma importante la necesidad de tratamientos invasivos y puede, incluso, evitar la cirugía.

Tratamientos

Para planificar el tratamiento, el cirujano podiátra determinará primero desde cuándo tiene el neuroma y evaluará en qué etapa de desarrollo se encuentra. El tipo de tratamiento variará de acuerdo a la gravedad de su problema.

¿Cuándo es Necesaria la Cirugía?
 
La cirugía se toma en consideración en aquellos pacientes para los cuales los demás tratamientos no han brindado un alivio adecuado. Generalmente hay dos métodos quirúrgicos posibles para el tratamiento de neuromas: la remoción o liberación del nervio. El cirujano podiátrico determinará cuál de estos métodos se ajusta mejor a su trastorno.


La duración del período de recuperación variará de acuerdo al procedimiento o los procedimientos realizados.

Independientemente de que el tratamiento aplicado haya sido quirúrgico o no, el cirujano podiátrico recomendará medidas a largo plazo para prevenir que los síntomas vuelvan a aparecer. Éstos incluirán el uso de calzado apropiado y la modificación de las actividades que causen presión reiterada en el pie.

 

Este tipo de callosidades que se presentan en la consulta podiátrica muy frecuentemente, son causa de dolor y en algunos casos incapacidad. Son causados por el rose entre dos dedos de una pequeña exostosis (protuberancia ósea ó pequeño espolón) que chocan una contra otra produciéndose la lesión ósea y dérmica (callo)

El tratamiento nuestro es definitivo es una pequeña cirugía 100% ambulatoria, sin dolor, no incapacitante, sin cicatriz notoria  y se regresa a zapato cómodo el mismo día.

¿Qué es un quiste de ganglio?
Un quiste de ganglio es una masa de tejido llena de un fluido gelatinoso. La palabra “ganglio” significa “nudo” y se utiliza para describir una masa similar a un nudo o bulto de células que se forma debajo de la piel. 

Los quistes ganglionares se encuentran entre las tumoraciones de tejido blando benignas más comunes. Si bien se presentan con mayor frecuencia en la muñeca, a menudo también se desarrollan en el pie, generalmente en la parte superior, pero también en otras zonas. Los quistes de ganglios varían en tamaño, pueden agrandarse o reducirse con el correr del tiempo e incluso pueden desaparecer, únicamente para retornar probablemente mas adelante.


Signos y síntomas

Un quiste de ganglio está asociado a uno o más de los siguientes signos o síntomas:
  • Un abultamiento evidente, el cual con frecuencia es el único síntoma que se presenta.
  • Hormigueo o ardor si el quiste toca un nervio.
  • Dolor continuo o molestia, que indica que el quiste esta presionando un tendón o una articulación.
  • Dificultad para usar calzado debido a la irritación que se produce por el roce entre el  abultamiento  y el calzado.

Tratamiento

Cirugía.
Cuando otras opciones de tratamiento fracasan o no son adecuados, el quiste puede ser removido quirúrgicamente. Si bien la tasa de recurrencia para el tratamiento con cirugía es mucho menor que aquella relacionada con la terapia de aspiración inyección puede haber recidivas.


 

Sitio desarrollado por PC & WEB / Ing. Alfredo Aragón Tovar aaragon@publivalle.com Tel. (01 81)  8381-3323, Cel. (044 / 045) 81 1502-5925
Todos los derechos Reservados
©®